EL COACHING COMO HERRAMIENTA PARA CREENCIAS LIMITANTES

EL COACHING COMO HERRAMIENTA PARA CREENCIAS LIMITANTES

«Tanto si crees que puedes como que no puedes, estás en lo cierto» (Henry Ford).

Los únicos límites en tu vida son los que tú te pones, lo que crees es lo que creas y a través del Coaching puedes cambiar tus creencias limitantes por otras potenciadoras que te ayuden a conseguir lo que te propongas.

El coaching es una metodología basada en el acompañamiento a personas para que por ellas mismas consigan maximizar su potencial en diferentes áreas de su vida y así lograr las metas que te motiven.

Como coach ejecutivo quiero compartir la importancia de las creencias para conseguir dichos objetivos.

Una creencia desde el Coaching es entendida como un pensamiento o juicio tremendamente arraigado, adquirido y aprendido a lo largo de nuestra vida a través de experiencias pasadas, educación o referentes, que conforma nuestra manera de ver e interpretar el mundo que nos rodea. Cada persona tiene un «mapa mental» único y puede interpretar o ver una situación, circunstancia o relación de manera muy diferente a otra persona que está viviendo en el mismo momento esa misma circunstancia o situación.

Las creencias no son hechos probados. Sólo vemos o escuchamos aquello que es coherente con nuestro sistema de creencias, Desde el exterior procesamos información que se mezcla con aprendizajes previos que influencian el manejo de estímulos nuevos. Nuestras creencias son capaces de modelar nuestra vida y nuestras interacciones con otros. Las creencias no son positivas o negativas, son potenciadoras o limitantes para seguir con la consecución de tu objetivo, propósito o simplemente su día a día.

  1. ¿CÓMO INFLUYEN NUESTAS CREENCIAS EN NUESTROS OBJETIVOS?

Un proceso de coaching se focaliza en la consecución de una meta u objetivo y las creencias influyen directamente en ello.

Un objetivo potente para una persona es algo que le ilusiona, compromete, es útil, hará feliz y por tanto se querrá conseguir y se pondrá todo el esfuerzo para ello.

Pero ….. qué pasa si por ejemplo «quiero conseguir trabajo como director financiero que es lo que me apasiona» pero pienso… «no voy a encontrar ningún trabajo interesante» o, «no lo sabré hacer bien, mejor busco algo, no como director, algo inferior» o, «me van a decir que no, encima con la suerte que tengo» o, «seguramente habrá mil personas que querrán llegar a ello y no se van a fijar en mí…»

¿Qué está pasando? Efectivamente, que todos estos pensamientos, estas creencias te van a impedir ponerte en acción, este lenguaje interno limita tu conducta, no vas a intentarlo porque no crees que lo vayas a conseguir y eso no te compromete, no te será útil y por supuesto es del todo desmotivador. Resultado: «no voy a mover ni un dedo por conseguirlo», o lo que es peor, te pondrás excusas tú mismo para ni siquiera intentarlo.

Todas las afirmaciones anteriores son CREENCIAS LIMITANTES. Son limitantes porque te impiden avanzar, te bloquean, no te motivan sino que te frenan, no te impulsan sino que te limitan a conseguir tus metas. Estos pensamientos impiden el desarrollo y el aprendizaje y operan con tal fuerza que llegan a convertirse en una profecía que se cumple.

El trabajo de un Coach es decisivo para ayudarte a identificar, analizar y fundamentar tus creencias limitantes. Lo que se busca es que tú por tí mismo te des cuenta de que esa creencia no tiene fundamento, no es un hecho real sin un juicio propio u opinión aprendida y, de esta manera, pueda analizarla y transformarla en una CREENCIA POTENCIADORA que te ayude, anime y motive a conseguir tus objetivos.

2. ¿CÓMO UN COACH TE VA A AYUDAR A IDENTIFICAR ESAS CREENCIAS?

He tenido, como coach la oportunidad de aplicar diferentes herramientas que invitan a este análisis y aprendizaje y por las que, se pretende librar a los clientes de sus creencias limitantes. Estas herramientas que, además a mí personalmente también me ha funcionado, desde mi punto de vista pueden ayudar a cualquier persona que le interese.

Desde el ámbito ejecutivo o laboral que es en el que estoy especializada, hay situaciones que son muy comunes en las sesiones y seguro que más de uno de vosotros os sentís identificad@admin

Algunos ejemplos sobre creencias limitantes podrían ser:

  1. No voy a ser capaz de conseguirlo
  2. Soy menos importante que los demás
  3. En el trabajo soy el raro
  4. No voy a pedir un aumento de trabajo porque no me lo van a dar
  5. No soy lo suficientemente bueno para esto
  6. Si hay un puesto vacante nunca me lo darían a mi
  7. Todos los que triunfan lo hacen aplastando a los demás
  8. Los demás consiguen cosas, yo no…
  9. Que mala suerte tengo siempre

Seguro que en alguna ocasión has escuchado, has dicho o te has dicho alguna de estas frases y por consiguiente han impedido que una persona o tú mism@ hayas alcanzado una meta, o seguir luchando por algo que querías conseguir.

Desde el coaching buscamos que tú te des cuenta de que únicamente son juicios personales, no hechos, no son verdades absolutas, no son frases objetivas, es un lenguaje que sugiere incapacidad, impotencia, desgana, desmotivación…

3. CREENCIAS Y EMOCIONES

Las emociones están muy ligadas a estas creencias.

Una emoción es una respuesta neuro-psico-fisiológica y subjetiva ante una situación interna o externa, que provoca un cambio en tu estado y te prepara para la acción.

Las actitudes mencionadas de incapacidad y desmotivación generan una emoción en tí de enfado, tristeza, frustración e incluso miedo, lo que provoca evitación y que tus acciones vayan destinadas a alejarte de tu objetivo, lo que como consecuencia, te impedirá realizarlo.

4. MÉTODOS PARA IDENTIFICAR Y ANALIZAR CREENCIAS

Una vez identificada la creencia, el Coach invita a la persona a que profundice en ella con PREGUNTAS PODEROSAS que te hagan reflexionar y transformar esa creencia limitante en creencia potenciadora.

Por ejemplo ante la creencia «no voy a ser capaz de conseguir un aumento de sueldo»

  • ¿Qué te aporta esta creencia? ¿Qué beneficios tiene para ti? ¿Qué inconvenientes?
  • ¿En qué ámbitos podrías aplicar esta creencia? ¿En cuáles no?
  • ¿Qué te hace pensar que no vas a ser capaz?
  • ¿Qué es para ti ser capaz?
  • ¿Qué te impide ser capaz de conseguirlo?
  • ¿Podrías poner un ejemplo que fundamente esta creencia?

Tras el análisis, es útil identificar una creencia que sustituya a la anterior, por ejemplo la creencia opuesta, y fundamentarla.

  • ¿Qué posibilidades te abre?
  • ¿Qué beneficios te trae?
  • ¿Qué has aprendido?

Estas preguntas, van a provocarte una reflexión y un aprendizaje que te hacen darte cuenta de que hay más posibilidades, que existen otras formas de pensar.

Hay una creencia opuesta a la anterior «voy a ser capaz de conseguir un aumento de sueldo». Esta afirmación, una vez fundamentada y sabiendo que es una posibilidad, va a provocarte un nuevo planteamiento de la situación: ¿Y por qué no voy a conseguirlo? Lo que se traduce en actitud de reto, coraje, valor, ambición, aprendizaje y genera emociones como alegría, ánimo, ilusión… y todo esto: ACCIÓN Y CONDUCTAS HACIA TU OBJETIVO.

Por tanto.

Si quieres cambiar algo, cambia tu forma de pensar. Si quieres dedicarte a algo que te apasiona, piensa que lo vas a conseguir, imagínate en ese momento de logro, siéntelo y verás cuánto es de motivador.

Esto te ayudará a dar el primer paso para que poco a poco lo consigas.

¡No dejes que tus juicios, creencias y opiniones te limiten!

Muchas gracias por leerme.

¡Nos vemos en la cima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *