EL COACHING SISTÉMICO EN EQUIPOS DE FÚTBOL

EL COACHING SISTÉMICO EN EQUIPOS DE FÚTBOL

¿PARA QUÉ ES IMPORTANTE EL COACHING DE EQUIPOS EN EL FÚTBOL?

Similar a las empresas que están formadas por equipos de trabajos con un mismo objetivo o fin, como puede ser el aumento de ventas, mejorar la comunicación, el correcto desempeño de roles, la mejora en el ambiente laboral o aumento de la motivación y compromiso, en el deporte, en concreto en el fútbol se pueden aplicar estos y otros muchos objetivos y resultados que tanto buscan hoy en día los equipos de fútbol.

Desde el coaching sistémico, y como coach, te quiero mostrar los grandes beneficios de esta técnica o proceso en los equipos deportivos.

¿Qué es un equipo motivado y comprometido?

Es un equipo que vela por un fin común por encima de las individualidades, que tiene claro lo que quiere conseguir, que se esfuerza por hacerlo y desarrollarlo, que crea un plan de acción propio acompañado por un líder para conseguir el máximo potencial y por tanto el mejor resultado.

Todo esto es muy habitual aplicarlo en todo tipo de empresas, y también en los equipos deportivos.

Al final, también buscan un objetivo común  y juega un papel muy importante, tanto o más que la táctica o el juego en sí, la motivación y el compromiso.

Un equipo motivado es un equipo imparable aquí, allí y en todas partes, en cualquier ámbito. Por ello es tremendamente útil aplicar el coaching y desarrollar procesos efectivos de coaching sistémico en los equipos deportivos.

Los problemas que se plantean en un equipo de fútbol son diferentes que los de una empresa. Seguramente no es el aumento de ventas, ni el mejor desarrollo de marketing y finanzas, por ejemplo. En este caso es una temporada llena de partidos ganados o no derrotados o, en su caso dar el máximo potencial en cada uno de ellos.

EL APRENDIZAJE COMO BASE DEL COACHING PARA UN EQUIPO DE FÚTBOL

Siempre se aprende. Cada día se aprende en cualquier ámbito.

Dentro de un equipo de fútbol, sea de la categoría o edad que sea, se aprende como mínimo a ser mejor equipo o a saber lo que no se quiere.

Un vestuario es como una reunión de trabajo, donde se desarrollan los verdaderos entresijos antes de saltar al campo. Por ello, es ahí donde el equipo se convierte en un verdadero equipo motivado, donde cada uno de los miembros conoce su cometido y sabe cuál es el de los demás. Es en este lugar donde se crean los verdaderos vínculos y motivaciones para después llevarlos a cabo en el campo.

Como sabes, es de gran importancia el entrenamiento, el rendimiento, la táctica, la preparación física…….. Pero te pregunto: ¿Qué hay de todo esto si el equipo no está motivado y comprometido con su fin? O mejor dicho, ¿Sabe el equipo cuál es su fin?

No se trata de ganar, de aplastar al contrario. Se trata de que cada uno de los miembros del equipo den el máximo y todos por igual. Esto es lo que verdaderamente importa cuando salen al terreno de juego.

Todo lo que te comento es aprendizaje, al igual que la técnica de juego. La motivación, el compromiso, la ilusión y la implicación también se enseña y se aprende.

En este sentido es tremendamente útil ofrecer al equipo un proceso de coaching. Un contexto que el mismo equipo adapte, en el que puedan equivocarse, conocerse, reírse y retarse.

Todos los procesos van orientados a esto. A fomentar el aprendizaje, teniendo en cuenta que el aprendizaje es una de las bases más importantes del coaching sistémico.

LA MOTIVACIÓN COMO ARMA DE TRIUNFO EN EL FÚTBOL

La motivación es lo que explica por qué las personas o los animales inician, continúan o terminan un cierto comportamiento en un momento determinado. Es la necesidad o deseo que activa nuestro comportamiento hacia una meta. Es importante mantenerla porque influye en otras variables como la sensación de competencia, la autonomía y el estado de ánimo.

Un equipo desmotivado, por mucha técnica que tenga no se va a dejar la piel en el campo. Los miembros no van a darlo todo, no se van a comprometer con ningún objetivo, porque quizás ciertamente ni lo tienen.

Pero….si hay motivación….Esa es la energía que mueve el equipo en todo momento.

¿Has pensado en la visión a corto plazo de tu equipo de fútbol? Una visión realista, que el propio equipo haya formulado, no se la hayan impuesto. Un objetivo real en el tiempo, con una fecha elegida por ellos mismos. Una misión propia que puedan medir. Y esto último es muy importante.

MEDIR. Si una persona o equipo no sabe o no puede medir su avance, no va a saber si lo está haciendo bien, si se acerca o se aleja de su objetivo. Y créeme no se trata únicamente de ganar partidos.

A todos nos gusta ganar. La competitividad está ahí, y eso no es malo, al contrario, es un síntoma de ambición, de no conformarse, de moverse, de motivarse. Y en ello trabajarías durante un proceso de equipos.

Pero, el problema, aunque después te mostraré algunos de los más comunes. El problema es cuando la competitividad está dentro del equipo, de unos miembros contra otros y no de todos unidos contra los demás equipos. Esto desmotiva, desune, desvincula, descompromete y sobre todo crea un ambiente colectivo conflictivo y en el que no hay confianza.

Y en fútbol como en cualquier otro ambiente sistémico, si no hay confianza….no hay objetivos, y como consecuencia no habrá buenos resultados.

EL COACHING SISTÉMICO TRABAJA LA MENTE EN EL MUNDO DEPORTIVO

Trabajar la mente y las emociones es tan determinante en un deportista o un equipo deportivo como desarrollar sus aptitudes físicas.

En el deporte y, en concreto en el fútbol, se debe competir con armas. Estas armas son las competencias físicas y emocionales. En relación a éstas últimas, te identifico ocho habilidades a tener en cuenta desde el coaching sistémico. Si estas habilidades emocionales están correctamente desarrolladas dentro del equipo, la mitad está ganada:

  • Comunicación y sociabilidad
  • Resiliencia
  • Valores
  • Mentalidad de aprendiz
  • Autonomía emocional
  • Trabajo en equipo
  • Liderazgo emocional
  • Estilo de vida saludable

Como base de desarrollo de las competencias, es muy importante que el deportista o equipo esté motivado siempre, y sobre todo que llegue a estar automotivado para que no dependa de circunstancias externas como la opinión de un entrenador o junta directiva, por ejemplo.

Desde el punto de vista del coaching sistémico, en el deporte hay dos tipos de motivaciones:

  1. Motivación orientada al éxito: Se refleja en buscar satisfacciones relacionadas sobre todo con el ego.
  2. Motivación intrínseca: Los jugadores y el equipo en sí tienden a venirse arriba cuando les va bien y cuando les va mal terminan saliéndose del partido o del entrenamiento.

Otra perspectiva mental importante para un equipo de fútbol en este caso es la orientación enfocada en el trabajo. Se trata de hacerlo hoy mejor que ayer y de esforzarse siempre por superarse a sí mismos.

Os hablo de motivaciones que son complementarias. Lo ideal es estimular ambas.

Durante nuestros procesos de coaching se estimulan, se desarrollan y se aprenden ambas para que el equipo sea imparable y consiga sus objetivos y resultados.

PROBLEMAS HABITUALES EN UN EQUIPO DE FÚTBOL

En este apartado, te nombro algunos de los problemas detectados a través del coaching sistémico, relacionados con factores intrínsecos dentro de un equipo de fútbol:

  • Desmotivación individual y sistémica
  • Falta de reconocimiento
  • Falta de conocimiento de los miembros del equipo
  • Falta de confianza en los demás
  • No saber delegar en un compañero
  • Liderazgo pobre o ineficaz
  • Mala comunicación fuera y dentro del campo
  • Individualismo
  • Falta de compromiso con el objetivo
  • Escasa o nula capacidad de superación individual y colectiva
  • Poco desarrollo a la frustración. (No hay aprendizaje).
  • Autoexigencia individual
  • Equipo nuevo o cambio constante de miembros
  • No aceptación (nula resiliencia)
  • No hay empatía

Estos son algunos de los problemas actuales que más frecuentan a los equipos de fútbol y del deporte en general. Hay muchos más…..

Si quieres que tu equipo sea capaz de solventarlos y de desarrollar al máximo la motivación, el compromiso y la implicación, introduce como parte de vuestro entrenamiento un proceso de coaching sistémico.

Porque tan importante es entrenar la mente como el cuerpo. Estar a tope física y mentalmente hará que el equipo y cada uno de sus miembros sean imparables y consigan los resultados que tanto anhelan.

Te invito a problarlo.

Si crees que puede seros útil, contacta y beneficiaros de las ofertas para esta nueva temporada.

Espero que os haya sido de utilidad.

Gracias por seguirme.

Gracias por leerme.

Estefanía Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *