ÉXITO Y RESULTADO. DIFERENCIAS DESDE EL COCHING

ÉXITO Y RESULTADO. DIFERENCIAS DESDE EL COCHING

Parece que la sociedad nos exige siempre obtener éxito y resultados. En el día a día, en el trabajo, con los amigos, en la familia. Pero creemos que antes de que nos exijan algo tenemos que saber exactamente qué es el éxito y qué es conseguir resultados para no equivocarnos.

El éxito siempre nos han dicho que es ganar, ser el primero, conseguir lo que te propones. Pero si nos vamos a la definición de la Real Academia Española, éxito es “ el resultado feliz de un negocio o actuación”. También dice que éxito es “la buena aceptación que tiene alguien o algo”. Por lo tanto, en la primera definición nos habla de un resultado feliz, es decir, estar contento por lo que uno ha hecho. Y en la segunda definición nos habla de buena aceptación, es decir, de estar tranquilo. Por tanto, según estas dos definiciones éxito se relaciona con estar tranquilo y contento por lo que se ha hecho (independientemente del resultado).

Desde la perspectiva del coaching te digo que el éxito es estar tranquilo porque lo has dado todo para convertirte en alguien mejor (nuevamente independientemente del resultado). Es decir, en las definiciones anteriores el éxito equivale a estar contento, tranquilo, dar el máximo, ser cada vez mejor, y no tanto con ganar, ser el primero o conseguir las cosas antes que nadie.

Por otro lado, teniendo en cuenta el coaching de nuevo, te hablo de resultados. Aquí tienes que fijarte en los procesos. La definición de la Real Academia Española dice que el resultado es: “efecto y consecuencia de un hecho, operación o deliberación”. Para que se produzca un resultado, antes tiene que haberse desarrollado un proceso.

En muchas ocasiones seguro que quieres algo y además inmediato. Quieres “resultados para ayer” y no te das cuenta que se necesita en la mayor parte de las ocasiones tiempo, dedicación y paciencia para que esos resultados lleguen. Y claro, sobre todo constancia.

Al igual que tenemos claro que para obtener un fruto de un árbol hay que plantar la semilla, regar, abonar, cuidar y tener paciencia hasta que sale lo que se espera (el resultado es el fruto), en la vida, en las organizaciones, en los equipos, en el deporte, ocurre lo mismo.

El 99,9% llega tras un proceso, en la mayoría de los casos largo, donde se has tenido que sacrificar y dejar la piel para llegar a ese resultado.

Por tanto, éxito equivale a estar contento, tranquilo, dar el máximo, ser cada vez mejor. Y resultado equivale al proceso.

Si te centras en el PROCESO, estás TRANQUILO y CONTENTO para ser cada día mejor, y das el MÁXIMO estarás muy cerca del éxito y de conseguir resultados.

Ganar, ser el primero y conseguir las cosas es la consecuencia de centrarnos en lo anterior y no únicamente en ganar, ser el primero o conseguir las cosas cuanto antes.

¿En qué pones tú el foco, en el proceso o en el resultado?

Deja tus comentarios.

Gracias por leerme y seguirme.

Estefanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *