LA MOTIVACIÓN EN UN EQUIPO DE FÚTBOL

LA MOTIVACIÓN EN UN EQUIPO DE FÚTBOL

¿QUÉ ES LA MOTIVACIÓN?

Es el proceso que inicia, guía y mantiene las conductas orientadas a lograr un objetivo o satisfacer una necesidad. Es lo que hace que una persona actúe y se comporte de una determinada manera, la fuerza que nos hace actuar y nos permite seguir adelante.

MOTIVACIÓN VS. ACTIVACIÓN EMOCIONAL

Tienes que evitar relacionar erróneamente la motivación con la activación emocional. En algunos casos se intenta aumentar al máximo los niveles de activación previos, por ejemplo a un partido de fútbol o un entrenamiento, considerando que esto puede tener una repercusión positiva y no suele ser así. Activación y motivación son conceptos muy diferentes que no se deben confundir.

LA IMPORTANCIA DE LA MOTIVACIÓN EN EL FÚTBOL PARA LOS ENTRENADORES

La motivación es uno de los conceptos más escuchados en el mundo del fútbol y del deporte en general, por entrenadores, directivos y jugadores. Sin embargo seguro que no sabes realmente hasta donde abarca la motivación en el fútbol.

«Es que el equipo no está motivado, no salimos con ganas suficientes…»

«A este jugador lo que le falta es motivación, no tiene sangre, no tiene chispa…»

«El equipo ha salido muy motivado y eso se ha notado en el inicio del partido, ha marcado la diferencia y hemos ganado…»

Estas son algunas de las frases y comentarios que son muy habituales en el mundo del fútbol y del deporte.

Se puede saber que un jugador está motivado cuando asiste a todos los entrenamientos y cuando se esfuerza en cada uno de ellos. Ésto se traduce en una mejora en su rendimiento y por lo tanto en una gran aportación en el equipo. Es decir, si todos o la mayoría de los jugadores están motivados, el equipo tendrá una probabilidad muchísimo más alta de ganar y conseguir buenos resultados.

¿QUÉ PUEDES HACER COMO ENTRENADOR PARA MOTIVAR A TU EQUIPO DE FÚTBOL?

  1. Pensar en sus intereses y objetivos. Ayudar a los jugadores a encontrar sus verdaderas motivaciones e intereses es el punto de partida. Los jugadores tienen que tener clara cual es la gasolina que les impulsa para poder cuidarla.
  2. Haz que se diviertan. El fútbol es un juego al fin y al cabo y la base de cualquier juego es divertirse. Por tanto es importante que tanto el entrenador como los jugadores disfruten en los entrenamientos y en los partidos.
  3. Mejorar cada día y apreciar esa mejora. Pocas cosas motivan más que mejorar cada día en un entrenamiento o partido. Que los jugadores experimenten esta sensación es una de las óptimas cosas que puede hacer un entrenador.
  4. Apoyar y reforzar: Debes ser un punto de apoyo para tus jugadores y reforzar aquello que contribuye a que alcancen sus objetivos. De esta manera como entrenador también conseguirás los tuyos.

LA MOTIVACIÓN COMO ELEMENTO FUNDAMENTAL EN EL RENDIMIENTO DEPORTIVO

La motivación ha sido y sigue siendo uno de los campos de mayor interés y es más que sabido por parte de la comunidad del deporte la relevancia que tiene a día de hoy para exprimir y potenciar al máximo las facultades y el potencial de un jugador.

LA COMPETICIÓN COMO ELEMENTO MOTIVADOR

Inicialmente, las actividades deportivas y en este caso el fútbol, se inician por el mero placer que se experimenta al realizarlas y se convierten en un fuente extraordinaria de motivación intrínseca, al presentarse nuevos retos, nuevos objetivos, y sobre todo, al plantearse la oportunidad de competir para superar a otros.

La competición ejerce un papel alimentador de esa motivación y la aumenta como elemento añadido de desafío al enfrentarse a otras personas, poner en confrontación sus habilidades con las de sus rivales y obtener una sensación de logro personal.

Al margen de que la competición en sí misma sea un factor añadido de motivación intrínseca, no siempre es lo más importante, puesto que se puede aumentar también tras tener buenas sensaciones del desempeño individual y colectivo a pesar de haber cosechado una derrota. El enfoque resultadista y centrado únicamente en el éxito de un jugador, conlleva equivocaciones en el análisis racional de los objetivos y, como consecuencia, puede disminuir esa motivación intrínseca.

Si, por el contrario, se realiza un análisis en el que el enfoque sea la mejora del dominio de una habilidad, en la implementación en el terreno de juego de los elementos trabajados en los entrenamientos, la motivación intrínseca se verá afectada en menor medida si la recepción del mensaje y la asimilación del mismo es la adecuada.

La influencia de la motivación en el rendimiento del fútbol es tremendamente alta. Cumple un papel fundamental para el aprendizaje y el rendimiento de los deportistas a todos los niveles: fútbol base, fútbol de alto rendimiento, fútbol para niños, para mayores…

Trabajar esa motivación es labor de los entrenadores, del cuerpo técnico y de todo el equipo profesional que rodea a un deportista, así como debe ser a su vez responsabilidad del propio jugador trabajarla día a día con las herramientas proporcionadas y con una actitud proactiva. Por tanto el jugador debe tener también la oportunidad de decidir sobre sí mismo y su rol dentro del equipo y de la competición. Su opinión se ha de tener en cuenta para que su motivación aumente.

Un trabajo adecuado de la motivación contribuye a valorar el esfuerzo, la perseverancia, una actitud pro de la mejora personal para obtener esa satisfacción tan ansiada en el deportista. Lo más importante realmente es la progresión focalizando la atención en el desarrollo personal y del equipo de fútbol día tras día de manera realista pero con ilusión, y siendo conscientes de que el verdadero éxito como jugador y como equipo se consigue con un correcto enfoque de apreciación del trabajo realizado y no del éxito conseguido de manera excepcional.

¿Te ha gustado o te ha servido?

Comenta y comparte si así ha sido.

Gracias por seguirme y por leerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *