Qué es el Coaching y sus diferencias con otros métodos

Qué es el Coaching y sus diferencias con otros métodos

diferencias-entre-coaching-y-otras-metodologias

Diferencias entre Coaching y otras Metodologías

En este nuevo post te quiero aclarar las diferencias entre el coaching y otras metodologías utilizadas para el desarrollo profesional. Todas las técnicas son importantes pero muy diferentes a la vez y, en base a la situación en la que se encuentre el cliente o equipo, será aconsejable utilizar una metodología u otra. Lo que debes tener en cuenta es la finalidad que se persigue y en función de ello, elegir el método adecuado.

Las diferencias entre coaching y otras metodologías todavía no están demasiado claras para quienes no conocen todas en profundidad. A pesar de tener elementos en común con otros métodos como la terapia o psicología, el mentoring, la consultoría o el asesoramiento, el coaching presenta diferencias fundamentales.

Quiero que tengas claro primero qué es el coaching para que después puedas compararlo con el resto de métodos con los que se puede confundir.

Qué es el Coaching

El coaching es una metodología basada en la relación profesional de acompañamiento reflexivo y creativo entre un coach y un cliente o equipo. En esta relación el coach inspira a desarrollar y maximizar el potencial profesional del cliente a través de diferentes métodos y dinámicas como el team building.

Lo que diferencia al coaching de otras metodologías principalmente es que en coaching la responsabilidad de los resultados recae sobre el cliente durante todo el proceso y suscita estrategias y soluciones generadas por él mismo. Un proceso de coaching se utiliza como camino hacia el auto-descubrimiento y definición de lo que el cliente quiere alcanzar. En otras prácticas, la responsabilidad recae sobre el profesional que lleva a cabo el proceso (mentor, psicólogo, consultor…).

Es habitual pensar que se pueden utilizar diferentes métodos en situaciones similares, pero no es así. Tener en cuenta la situación en la que se encuentra la persona o el equipo y elegir correctamente si el proceso idóneo es coaching u otro tipo de disciplina o práctica es clave.

No es lo mismo un equipo de trabajo que necesita mejorar la venta de un producto, que uno que quiere despuntar en sus resultados. En este segundo caso se necesitará claramente un proceso de coaching comercial o de ventas, en el que el equipo encuentre un objetivo motivador que lo mueva hacia dicho resultado.

Para saber qué metodología es más adecuada con respecto a la situación en la que se encuentra tu equipo u organización, te aconsejo que tengas en cuenta las diferencias entre el coaching y las siguientes disciplinas.

Diferencias entre el Coaching y la Consultoría

diferencias entre coaching y consultoria
diferencias entre coaching y consultoria

A diferencia del coaching, la consultoría es la ayuda que presta un experto para resolver un problema empresarial, basándose en su experiencia, habilidad y oficio. La consultoría es una disciplina con una finalidad muy diferente al coaching. La consultoría persigue una mejora en el cliente, basada en la experiencia del consultor, que es experto en el tema para el que ha sido contratado y guía al cliente para su desarrollo.

Algunas de las diferencias entre coaching y consultoría son:

  1. Un coach nunca le dirá al coachee o cliente lo que debe hacer o qué decisiones tomar. Sin embargo, en un proceso de consultoría, la finalidad es que el cliente acepte e interiorice las soluciones y propuestas del consultor.
  2. Otra diferencia es que el coach no orienta, no aconseja, sino que propone dinámicas específicas a cada equipo o persona para fomentar su auto-desarrollo. Un consultor aconseja en base a su propia experiencia.
  3. El coaching, puede ser trabajado en equipo o individualmente. El foco del proceso de coaching es el objetivo diseñado por el propio cliente o equipo. Las metas pueden ser: aumento en la productividad, incremento en la facturación, mejora en la comunicación del equipo, incluso optimización de recursos a nivel profesional individual. Con la consultoría se enseña un tema específico y el consultor es un experto en dicho tema. Un ejemplo de ello podría ser una consultoría en tecnología informática.
  4. Un coach atiende los objetivos individuales de un coachee, cliente o equipo, pero a la vez repercute en los resultados de la empresa a la que pertenece. El consultor trabaja un área de la empresa en función de la necesidad definida por los gestores y orienta lo que debe hacer el cliente.
  5. La forma de trabajo del consultor está conectada a su experiencia en su área de especialización. El trabajo del coach está basado en el método, en las dinámicas y poniendo foco en que la responsabilidad de los resultados son del equipo o persona que forma parte del proceso.

¿Es conveniente usar ambas metodologías? Mi consejo es que no. La práctica y propuesta de estos métodos son totalmente diferentes. El coach no es un asesor, no aconseja. Por el contrario, la finalidad de un consultor es precisamente dar soluciones y dirigir en base a su experiencia.

La metodología coaching provoca al cliente o al equipo a buscar, dentro de sí mismos, respuestas que los llevarán a alcanzar sus metas y objetivos.

En qué se diferencia el Coaching y el método Mentoring

cómo se distingue el coaching del mentoring
Diferencias entre Coaching y Mentoring

El mentoring, al contrario que un proceso de coaching, es una disciplina en la que una persona, llamada mentor, da consejos e información. El mentor actúa, partiendo de sus experiencias y habilidades, de guía de otra persona en beneficio de su desarrollo profesional, algo que en coaching se enfoca de distinta manera. En un proceso de coaching, el coach nunca actuará como guía para el cliente.

  1. El coaching trabaja con una persona o equipo para que consigan por sí mismos unos resultados. Sin embargo, el mentoring está dirigido al desarrollo del directivo profesionalmente, para su puesto actual.
  2. Para el cliente o el equipo, un coach actúa a modo de espejo, dejando de lado su punto de vista u opinión. Desde el coaching se considera que es el propio individuo o sistema el que tiene la solución a los posibles obstáculos y el que definirá su propio objetivo. La clave del mentor, por el contrario, es compartir puntos de vista y experiencias con el mentorizado.
  3. La práctica del coaching se focaliza en la tarea y en el cliente o equipo. Un proceso de mentoring se basa en la relación entre el mentor y el mentorizado.
  4. Para un proceso de coaching efectivo, se requiere un coach cualificado, certificado y conocedor de técnicas de coaching. Sin embargo, por el contrario, en un proceso de   mentoring es necesario que el mentor sea experto profesional cualificado con larga experiencia en puestos directivos y con un gran conocimiento en el sector para el que ha sido contratado.
  5. El coach no da directrices, no marca el ritmo del proceso, lo hace la persona o equipo. En mentoring, los tiempos y el desarrollo del proceso lo marca el mentor.
  6. En el coaching la relación es relación de igualdad profesional y no se establece ningún vínculo emocional. Esto es diferente en mentoring puesto que el mentor y el aprendiz establecen vínculos emocionales. Por ejemplo, si el aprendiz no ha cumplido con lo pactado, el mentor puede mostrar que no lo está haciendo bien o que está desilusionado con él. En coaching esta situación no se da nunca.
  7. Durante un proceso de coaching, el coach, aunque conozca el sector profesional del cliente, nunca expresará su experiencia, deja que el propio cliente sea quién encuentre sus respuestas. En mentoring, sin embargo, la base del aprendizaje es la experiencia del mentor.

Como puedes ver, ambas metodologías se basan en el desarrollo profesional, pero desde perspectivas muy diferentes.

¿necesita tu empresa o equipo aplicar alguna de estas metodologías? ¿quizás la solución esté en coaching de equipos o coaching comercial?

Podemos averiguarlo si te pones en contacto conmigo para una consulta gratuita.

Coaching vs Terapia o Psicología

Coaching vs Terapia
Diferencias entre Coaching y otras metodologías: terapia

La psicología es la ciencia que estudia el comportamiento humano. La psicología, a diferencia del coaching, es una disciplina que tiene como objetivo analizar los procesos mentales, el comportamiento de los seres humanos y sus interacciones con el ambiente físico y social. Trata principalmente enfermedades, trastornos y problemas mentales.

Además de coach, soy psicóloga. Ambas disciplinas son totalmente diferentes en cuanto a metodología y en cuanto a finalidad, por lo que os cuento a continuación.

  1. En el coaching se tiene en cuenta que el cliente o equipo está completo y lleno de recursos para encontrar soluciones, pero desde la terapia psicológica se considera a los clientes desde un modelo médico.
  2. En un proceso de coaching no hay diagnóstico ni tratamiento, cosa que sí hay en un proceso psicológico.
  3. Se crea una alianza durante un proceso de coaching entre el coach y el cliente y ambos están al mismo nivel. En terapia o psicología, el psicólogo es el experto en soluciones y el plan estratégico lo diseñará él.
  4. El enfoque en coaching es el desarrollo de potencial. Desde la psicología, el enfoque está en la comprensión y la curación.
  5. Un proceso de coaching se orienta en el presente y futuro del cliente. Por el contrario, en psicología será el pasado.
  6. El coaching está orientado a la solución y la terapia al problema, siempre.

En definitiva, hay bastantes diferencias entre coaching y psicología. La psicología es una ciencia orientada a la curación, al diagnóstico de una posible enfermedad o problema específico que se manifiesta en el presente por algo del pasado y el terapeuta dará al paciente las pautas a seguir.

Todo lo contrario ocurre con un proceso de coaching. Está orientado a un objetivo, no a un problema, centrándose en el presente y futuro y, teniendo en cuenta la implicación y las pautas del individuo o equipo, quien será responsable de su proceso, de su ritmo, de los objetivos señalados y de los pasos a seguir para alcanzarlos.

¿quizás te sientes identificado con esto y crees que puedo acompañarte a conseguir tus propósitos profesionales? Haz click en este enlace coaching ejecutivo y lánzate a por todas.

En qué se diferencia el Coaching y el Counselling

Primero quiero que tengas claro en qué consiste la metodología de counselling y después te explicaré las diferencias que considero tiene con un proceso de coaching.

El counselling es un método y servicio que se ofrece como conjunto de técnicas de bienestar. Es un proceso de acompañamiento también, como en coaching, cuya finalidad es distinta. Es una metodología que consiste en un proceso de interacción entre el counsellor o consejero y el cliente, con el objetivo de ayudar al individuo con respecto a un problema que atraviesa, sea en el ámbito laboral, familiar, amoroso o sexual, entre otros.

Sí es verdad que tiene una importante similitud con el coaching y es que, ambas disciplinas parten de la idea de que todos los seres humanos poseen sus propias herramientas y recursos para cualquier fin.

De aquí parto para explicarte la primera diferencia entre coaching y counselling:

  1. En coaching se considera que el cliente está “completo” y dispone de todos los recursos para conseguir un objetivo. El counselling es para solucionar un problema.
  2. Durante un proceso de counselling se trabaja con el aprendizaje, similar al coaching, pero con finalidades diferentes. En coaching se trabaja hacia lo positivo, hacia el objetivo o resultado que se desea alcanzar. Sin embargo, en counselling se aprenden formas efectivas para la solución y superación de problemas.
  3. Otra diferencia entre las dos metodologías es que en counselling, el counsellor desarrolla el papel de orientador o guía, mientras que en coaching, el coach facilita que sea el propio cliente quien encuentre sus propias soluciones.
  4. En counselling se parte de la idea de que los sentimientos son la causa principal de los problemas y por ello se da prioridad a lo emocional. En un proceso de coaching es distinto, se trabaja para que estén presentes los sentimientos pero no se trabaja únicamente con ellos.
  5. Otra diferenciación entre estas dos disciplinas es que en counselling se parte de la vivencia del counsellor, persigue aconsejar en base a sus experiencias anteriores, pudiendo inferir en las decisiones del cliente. Aconseja sobre diferentes temas vinculados al desarrollo personal y profesional. Sin embargo, en coaching nunca se aconseja, el coach no tiene en cuenta sus experiencias previas ni la finalidad es compartirla con el cliente o equipo.

Diferencia entre el Coaching y la Formación

en qué se diferencia el coaching de la formación
Diferencias entre Coaching y Formación

Seguramente conoces de sobra en qué consiste la formación y sabes que tiene diferencias con el coaching, pero de todas formas te lo aclaro para que no haya dudas.

La formación es más que enseñar. Consiste en la transmisión de conocimientos de un docente a un alumno o alumnos de una materia determinada. Otra parte de la formación, no menos importante son las prácticas, muy necesarias para la asimilación de dicho conocimientos.

La formación y el coaching son materias totalmente distintas. Vamos a verlo:

  1. La primera diferencia a destacar es que, en un proceso de coaching, el cliente o equipo aprende, pero aprende por sí mismo. El aprendizaje es algo que está presente durante todo el proceso de coaching pero sin que exista formación, no hay intención del coach de enseñar o transmitir conocimiento. En formación, por el contrario, es la finalidad.
  2. En coaching, es el cliente el que decide qué quiere aprender para desarrollar sus competencias. En formación es el docente el que elige lo que quiere transmitir y enseñar a los alumnos.
  3. En un proceso de coaching, no se considera que el coach tenga más conocimientos que la persona o equipo que forman parte del proceso y, por tanto, no tiene nada que transmitir que el cliente o equipo no sepa. Al contrario ocurre con la formación. El docente sí tiene conocimientos que el grupo de alumnos no sabe o cree que no sabe y la finalidad es que los aprenda.
  4. En coaching la relación entre el coach y el cliente es equitativa en el sentido de que el coach no da instrucciones de cómo actuar, qué hacer y para qué. En formación es el docente el único responsable de lo que se aprende, él decide qué quiere compartir, cómo y para qué.
  5. En coaching el proceso no es lineal, intervienen en el diálogo el coach y el cliente. Distinto es en formación. La relación es lineal. El docente es el que habla y transmite la mayor parte del tiempo. El saber se transfiere del profesor al alumno.

Lo que sí debes tener en cuenta es que tanto en formación como en coaching, está presente el aprendizaje para el desarrollo de las personas. Aquí la diferencia está en cómo se aprende y en quién transmite ese aprendizaje. Durante un proceso de coaching es el cliente el que tiene la responsabilidad de lo que desarrolla y, por tanto, de lo que aprende.

Teniendo en cuenta todas estas diferencias entre coaching y otras metodologías y teniendo claro que ante diferentes situaciones, objetivos o problemas será adecuada una u otra, ¿qué necesita tu empresa, tus empleados o tus equipos?

Si después de leer este post y valorar las diferencias, crees que lo que necesitas es un proceso de coaching, estaré encantada de poderos acompañar en vuestro desarrollo como equipo y garantizar óptimos resultados con coaching comercial y coaching de equipos.  

Igual no formas parte de un equipo aún y te gustaría encontrar tu vocación profesional y llegar a lo más alto profesionalmente. También puedo ayudarte y acompañarte a que dejes de lado tus miedos, superes tus obstáculos, concretes tus verdaderos objetivos y vayas a por ellos. Descúbrelo en coaching ejecutivo.

¡Os espero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *