VENCE LA RESISTENCIA AL CAMBIO CON COACHING EJECUTIVO.

VENCE LA RESISTENCIA AL CAMBIO CON COACHING EJECUTIVO.

¿CÓMO VENCER LA RESISTENCIA AL CAMBIO?

¿Cómo vencer la resistencia al cambio, que aparece en gran parte de los profesionales que quieren obtener más de sus vidas?

Sé que necesito implementar ciertos cambios, lo tengo claro.  Pero… Son frases muy comunes en sesiones de coaching ejecutivo y coaching de equipos.

Otro de los grandes aprendizajes de este periodo de cambio, es que es una constante y que nuestra resistencia a él, sólo paraliza y hace más difícil procesos inevitables y necesarios, para ir a un siguiente nivel, en definitiva para avanzar y conseguir objetivos y resultados. Esto es algo que a menudo, por no decir en todos los procesos de coaching que he experimentado, reluce en los equipos y personas con las que trabajo y he trabajado.

64803698 – businessman overcomes obstacles and problems with lightness

¿CUÁL ES LA FÓRMULA VISTA DESDE EL COACHING PARA QUE EL CAMBIO SEA EXITOSO?

 

Una fórmula para un cambio exitoso, que me gusta mucho por su sencillez y aplicación inmediata es:

ESTADO ACTUAL + RECURSOS = ESTADO DESEADO

Esta fórmula de PNL sería eficazmente sencilla de aplicar, si no existieran esas interferencias o barreras que generalmente nos imponemos nosotros mismos, en maneras de pensar y de ver la vida, tanto conscientes como inconscientes. Estas son las llamadas creencias o paradigmas en los que basamos nuestro lenguaje, nuestro pensamiento y por tanto nuestras emociones, actitudes y comportamiento.

Mi consejo desde el punto de vista del coaching es que debes ser capaz de establecer un compromiso personal pleno y no luchar contigo mismo, ni con otros para poder cumplirlo. Asimismo, también tienes que ser capaz de creer que es posible para ti.

Cuando cambia tu forma de pensar sobre ti mismo, influye en la motivación y ésta motivación es el motor de actuación en cualquier aspecto de tu vida, ya sea a nivel profesional como personal.

CÓMO VENCER LA RESISTENCIA AL CAMBIO INDAGANDO EN TUS CREENCIAS

Según Robert Dilts, existen tres tipos de creencias que pueden potenciar o limitar nuestra capacidad de alcanzar nuestros objetivos.  Te sugiero que te hagas las siguientes preguntas:

¿Es posible para ti? ¿Puedes lograrlo?

Esta es la llamada expectativa de objetivo. Cuando crees que un objetivo es alcanzable, que puedes llegar a conseguirlo, entonces emprendes todas las acciones para realizarlo. El resultado de no creerlo posible es la desesperanza y por tanto, no hay acción de tu parte porque no tiene sentido invertir esfuerzos en algo que no vas a lograr. ¿O no?

¿Tienes lo que necesitas para alcanzar lo que quieres?

Esta es la expectativa de autoeficacia. Saber que tienes los recursos, las capacidades, las habilidades y los contactos para lograrlo, aunque sepas que es necesario reorganizarlos y darles una vuelta de tuerca. Si crees que es posible para otros, pero no lo es para ti, entonces tienes una sensación de desamparo, que también limita las acciones necesarias para conseguirlo.

¿Cuáles son los resultados que esperas?

Lo que esperas que suceda también se conoce como expectativa de respuesta. Los resultados que esperas de las acciones que emprendes, son determinantes no solo para iniciar el proceso de cambio, sino para responder positiva o negativamente, a los sucesos que ocurren en ese proceso.

¿Cómo vencer el miedo al fracaso en una reinvención profesional?

Aunque solemos temer y rechazar los cambios, resulta muy sencillo ejecutarlos cuando tienes en cuenta estas tres cosas: necesidad real de cambiar, capacidad para hacerlo y las recompensas que obtendrás.

Muchas veces uno de los mayores obstáculos a la hora de hacer un cambio importante, o de arriesgarte a hacer algo diferente es la incertidumbre o, en concreto, el miedo a lo que pueda pasar, a no ser capaz de superarlo, y al fracaso.

El problema es que la incertidumbre va a estar siempre ahí (a no ser que tengas una bola de cristal). Así que la única forma de superarlo es cambiar tu forma de pensar y de actuar.

Esa es la principal diferencia entre los que consiguen lo que quieren o al menos lo intentan, y los que no hacen nada:  la distinta forma de ver las cosas.

Por supuesto, cambiar tu percepción de las situaciones no es tan fácil, pero por qué no empezar a ver las cosas con otra perspectiva.

 ESTOS ALGUNOS DE LOS PASOS QUE DEBES SEGUIR DESDE LA PERSPECTIVA DEL COACHING EJECUTIVO Y DE EQUIPOS:

1. Toma de decisiones.

En lugar de estresarte y obsesionarte con la decisión perfecta, por qué no te planteas que tomes la decisión que tomes, será buena, porque eres capaz de apañártelas con el resultado final. Al fin y al cabo todos nos adaptamos a todo, y en muchos casos, puedes cambiar de opinión.

¿No es más tranquilizador pensar que pase lo que pase podrás sacar algo bueno y por tanto nunca tomarás una decisión errónea?

Lo que haces es asumir la total responsabilidad de tu vida y aceptar que tú eres el responsable de que las cosas que están en tu mano salgan bien y, sobre todo, el responsable de tu actitud.

2. Vivir en el presente.

Hace poco leyendo el libro “El poder del ahora” me llamó mucho la atención una de sus frases:

“No dejes que el pasado distorsione tu visión del presente”.

Es tan cierto que muchas veces vivimos en el pasado, recordando malas experiencias, traumas o miedos, y que eso hace que veas el presente con otros ojos, ¡los del pasado! Así que céntrate en el presente, en la persona que eres ahora no en lo que fuiste o hiciste antes.

De igual manera, no dejes que el futuro te preocupe demasiado, porque no tienes una bola de cristal y no sabes qué va a pasar.

Por supuesto eso no es nada fácil, ¿verdad?

Lo que nos gusta anticipar las cosas (y con malos resultados, claro) y preocuparnos, para que muchas veces ni siquiera sucedan. Céntrate en lo que puedes hacer ahora y libérate del futuro. Como mencioné antes, quizá te ayude la idea de que, pase lo que pase, VAS A SER PERFECTAMENTE CAPAZ DE ASUMIR LAS CONSECUENCIAS.

Date cuenta de la importancia de esa frase, si supieras que eres capaz de desenvolverte, de responder bien ante cualquier circunstancia, ¿por qué tener miedo? Y la realidad es que lo eres, o si no, no habría tantísimos casos de personas que superan lo que parece insuperable.

Incluso en las épocas más difíciles somos capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos. No pierdas la perspectiva.

Me encanta esta frase:  “Toda historia tiene un final feliz… Si no eres feliz, entonces no es el final.”

3. Deja de esperar que algo o alguien te salve.

Muchas personas viven esperando que un día pase algo o alguien que le cambiará la vida para mejor, y mientras esperan ese día, desperdician el presente.

¿Quieres estar satisfecho con tu vida, conseguir tus objetivos, disfrutar de lo que tienes? Pues deja de pensar que van a venir a sacarte las castañas del fuego y empieza a encargarte tú de tu vida.

Poner tu vida en manos de un algo o alguien no es una buena idea y mucho menos si ni siquiera sabes si algún día va a llegar. Y si llegara, es mucho más satisfactorio hacerlo tú por tu cuenta, ¿o no?

Si quieres ver cambios es hora de ponerse manos a la obra.

4. Acepta el fracaso y los errores como parte de la vida y considéralos un paso más hacia la consecución de tus objetivos.

No es tan difícil como parece, de todo se aprende, y aunque es algo muy dicho, ¡es la verdad!

Pregúntate: ¿Qué harías diferente si pensaras de esta manera?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *